PERMACULTURA XIX. La Ganadería y los Cultivos Extensivos de Forraje I

En Permacultura, el tratamiento y crianza de animales domésticos está basado en las funciones principales que ejercen sobre el Sistema:

  1. Control de la vegetación y de las plagas.
  2. Completar el ciclo básico de nutrientes de una Granja.

Ineficaces en la reconversión de proteínas, los animales son importantes por la diversidad de productos que originan:

Los animales son beneficiosos por:

  1. La producción de abonos y nutrientes específicos como el Nitrógeno y fosfatos de moscas y avispas.
  2. Por la polinización de las especies.
  3. Son fuentes de calor para invernaderos, graneros y viviendas.
  4. Son productores de Gás (dióxido de carbono y metano) para invernaderos, calefacción, agua caliente y cocina de las viviendas, como digestores de metano.
  5. Son buenos “segadores y labradores”, cortando y segando, aclarando tierras en barbecho antes del cultivo y labrando y removiendo el suelo.
  6. Como animales de tiro, transportando carros y mercancías, tirando de los aperos de labranza y operando en bombas hidráulicas y de aire. También pueden mover alternadores de energía eléctrica en trabajos específicos y de consumo energético de limitada duración, como bombear agua, moler el grano, etc.
  7. Para controlar las plagas, devorando los huevos y las crías recién nacidas de las plagas de los frutos caídos o en los árboles y arbustos.
  8. Pueden ser utilizados para filtrar y limpiar el agua de depósitos y balsas, como algunas especies de peces y mejillones.
  9. Para el control del fuego, segando la hierba próxima a establos y viviendas.
  10. Otros muchos alimentos para el hombre, como carne, leche, huevos, etc.

 

Las comunidades vegetarianas o veganas podrían utilizar los animales como proveedores de huevos, leche, miel, para controlar el fuego y como proveedores de abono para huertos y jardines. Pero no debemos olvidar que, nosotros como animales que somos, debemos aprovechar también nuestros desechos orgánicos en beneficio del ecosistema, tanto corporales, como las aguas de nuestra vivienda y los desechos de nuestra cocina, consiguiendo que el ciclo energético continúe y se cierre.

En los sistemas permaculturales, la “crianza en libertad” es esencial y su dieta deberá ser natural y diversa: frutas de desecho, vainas de leguminosas (algarrobas, guisantes forrajeros, etc.), frutos secos (nueces y almendras), semillas y tubérculos forrajeros, adventicias y alfalfa, cereales y oleaginosas, nabos y rábanos forrajeros, etc.

Al mismo tiempo que abonan, convierten las plantas en proteínas y controlan la vegetación y las plagas. Con la crianza libre, los animales alcanzan su peso más lentamente que con alimentos “concentrados y granulados, pero su acumulación de grasas es menor y estas son más suaves y no saturadas.

La calidad, diversidad y regularidad de la dieta de crianza libre es básica para la salud de nuestros animales y del ecosistema.

Para disponer del forraje y alimentos necesarios, debemos antes estudiar las características y necesidades de cada animal y plantar y cultivar de acuerdo con estas ideas:

  • Los pollos y gallinas son escarbadores.
  • Los gansos pacen en la hierba.
  • Los cerdos son comedores de raíces.
  • Las palomas y codornices comen semillas y granos.
  • Etc.

En la próxima edición ablaremos sobre los animales “menores” ubicados normalmente en las zonas I y II.

Hasta entonces, un cordial saludo de

Carlos Vilalta.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s