PERMACULTURA VII Diseño del sitio en amplia escala

FACTORES PARA UN BUEN DISEÑO
DISEÑO DEL SITIO EN AMPLIA ESCALA
Comencemos recordando las palabras de Bill Mollison, cofundador con David Holdren, definiendo la Permacultura: …entre otras definiciones como “ El diseño consciente de hábitats humanos productivos que tienen la diversidad, estabilidad y adaptabilidad de los ecosistemas naturales”.
Es un “diseño” plasmado gráficamente, de una forma “consciente” del ser (quiere decir “personal”, que el diseño es único e intransferible y que solo sirve para ese propósito), creador de “hábitats humanos” (tanto en medio rural como urbano) y además, son sistemas “productivos” (que quiere decir, económicamente viables, ecológicamente sostenible) y que imitan la “diversidad, la estabilidad y adaptabilidad” de los ecosistemas naturales (queremos ser como el medio natural, imitar a la Naturaleza en sus infinitas vertientes de vida, para tener salud y afrontar mejor las adversidades.
En el tema anterior, veíamos la Ética y los Principios que son básicos para poder hacer un buen diseño permacultural: Cuidar a la madre Tierra, cuidar a nuestros semejantes invirtiendo nuestro tiempo, nuestros conocimientos y nuestros excedentes económicos.
Ser diversos y policulturales con especies nativas o naturalizadas; debemos planificar sostenibilidad en el tiempo; debemos cooperar con todos y con todo. No queremos competir, queremos las mayores ventajas para todos los seres de este planeta; Piensa global y actúa local y que nuestro trabajo sea útil: no perdamos energía en plantar un árbol en un lugar inapropiado y sin futuro, ni tampoco enseñar a alguien que no le interesa y que no quiere escuchar.
Autogestión y Responsabilidad colectiva debe estar presente en nuestro diseño permacultural.
Antes de nada, conozcamos nuestros deseos y preferencias, qué queremos conseguir, cual es realmente nuestro propósito, lo que nos mueve a planificar nuestro diseño. Puedes empezar por definir y escribir tus objetivos y luego visitar e investigar el sitio con todas sus características, o también puedes hacerlo al revés, primero investigando el lugar y después planificando de acorde con tus ideas más definidas. La definición de los objetivos y la identificación de las potencialidades y limitaciones del sitio van de la mano. Siempre es más fácil visitar el lugar con los objetivos principales en la mente, aunque no tengan que ser definitivos. Los objetivos pueden necesitar de una redefinición desde el punto de vista de las limitaciones del sitio. El Diseño es un “proceso continuo”, guiado en su evolución por la información, la observación y la experiencia ganada. No es un sistema hermético y estanco, está evolucionando en el tiempo e influido por infinitos factores naturales y de preferencia personal.

IDENTIFICACIÓN DE LOS RECURSOS

La observación y la investigación son usadas en la identificación de los recursos y las limitaciones del sitio concreto. La información fija el escenario y solamente caminando en el área y observándola en todas las estaciones, podremos descubrir sus limitaciones y sus mejores recursos. Un buen mapa topográfico y la ayuda de una brújula y de una libreta, nos permitirá apuntar todas las ideas importantes que para el futuro diseño necesitaré. Pero también tendré que hacer un mapa a mano alzada que determine:
 La fisonomía natural del lugar, incluyendo la forma de la finca, su tamaño, sus inclinaciones y horizontalidad, montículos y zonas bajas, lugares de agua y humedad y orientación de cada uno de los bancales.
La vegetación existente, quebradas y suelos, observando las zonas de máxima vegetación indicador de humedad y mejor suelo. Hay que observar los árboles, los arbustos y la pradera natural indicador de las especies autóctonas o naturalizadas que deberemos dejar respetando el entorno para que siga fluyendo la vida, ya en nuestro propio beneficio. Serán los corazones de nuestra zona IV, donde pastarán nuestros animales domésticos.
Las mejoras que, a lo largo de los siglos, se han realizado, como accesos y caminos, construcciones y represas, balates de piedra, cercas, conexiones de agua y luz, servirán para los primeros años del Proyecto, hasta que nos podamos liberar, lo más posible, de la dependencia exterior.
También en nuestro mapa personal deberemos colorear y definir bien la vegetación y sus tipos y las construcciones, cercas y obras de mortero o piedra que se hayan realizado más recientemente. Los mapas son útiles si los combinamos con la observación, caminando por el sitio, hablando con nuestros vecinos y gente del lugar y anotando nuestras observaciones. Sentir el calor y el frio nos indicará zonas con diferentes microclimas, al conocer los vientos dominantes, los sectores de más sol en invierno y en verano y los accesos principales, las plantas más secas y espinosas, los colores del suelo y su textura, las mejores y peores vistas al exterior, anotando en todo momento “patrones y procesos naturales” que se están dando, posibilitará determinar la compatibilidad con nuestras ideas y diseño original. El sitio está lleno de información sobre cada sujeto y objeto natural y debemos aprender a leerlo buscando los indicadores del paisaje que nos dirijan a la mayor información posible. Por ejemplo, la vegetación como indicadora de muchas cosas como de la fertilidad del suelo, de la disponibilidad de humedad o agua, del tipo y Ph del suelo (ácido o básico, arcilloso o arenoso, con cal o sin ella, con hierro suficiente, etc.), de los microclimas más favorables según las Estaciones anuales adelantándose en madurar y dar fruto, la dirección de las ramas hacia los vientos dominantes, etc. Todo está lleno de indicadores y señales que nos pueden ayudar.

También debemos observar y señalar nuestros problemas potenciales, como los barrancos erosionados, plantas y vegetación venenosa, tierras pantanosas, áreas rocosas o suelos compactos o lixiviados. Estas son áreas de consideración especial que podemos seleccionar solo para un tipo de cultivo o lugar de construcción específica, así como dejarlo en su ambiente natural para que forme, en nuestro diseño, una zona periférica cercana al ambiente natural. Zona IV o V.
Existen muchos recursos para buscar: riachuelos o fuentes de agua en las cabeceras para nuestro abastecimiento de agua y de energía, zonas profundas en las ramblas o ríos secos para buscar y perforar pozos, bosques que contienen leña o madera valiosa, un lugar con buen viento para nuestro generador eólico y otros muchos recursos que no debemos olvidar, como los recursos “sociales” creando lugares potenciales como Granja escuelas, lugares para realizar Seminarios y Encuentros, Casas de Turismo Rural, etc. teniendo marcada importancia los accesos principales en la planificación. Aunque los recursos de “fuera del sitio” son considerados solo ocasionales, podemos utilizarlos en los primeros años aprovechando los productos de desecho de nuestro entorno para mejorar nuestro sitio mientras nuestros propios recursos están siendo desarrollados: los aserraderos, depósitos de basura, mercados, establos, restaurantes y granjas avícolas, limpieza de Parques municipales, siegas de césped, etc. son todos “recursos potenciales” que podemos usar. Con un “buen plan de negocio”, podríamos utilizar fondos locales o sociales para fomentar “los cambios necesarios” en favor de nuestra Comunidad.

Vamos a estudiar con más detenimiento los siguientes factores:
 La Topografía y forma de la Tierra.
 El Clima y el Microclima.
 Los Suelos
 El Agua y su disponibilidad.
 Ubicando Infraestructuras importantes.
 Diseño para evitar catástrofes potenciales.

LA TOPOGRAFIA DEL LUGAR

Es una característica inalterable de un sitio y aunque los trabajos pequeños pueden cambiar la naturaleza del entorno, los trabajos grandes, con movimientos de tierra para crear balsas u otras infraestructuras, suelen ser costosos y muchas veces innecesarios. La topografía tiene un efecto importante en el microclima, los patrones de drenaje del agua, la profundidad del suelo y su calidad, los accesos y la vista/paisaje de un sitio. ¿que características topográficas debemos anotar para confeccionar nuestro mapa personal?
 Inclinaciones de cara y de sombra al sol.
 Peñas y rocas sobresalientes en el área.
 Líneas de drenaje y cursos de agua.
 Terrenos quebrados y hondonadas.
 Altura de las colinas.
 Áreas pantanosas y áreas susceptibles de inundación.
 Zonas de erosión marcada.
 Vistas buenas y malas.
Es importante recordar que la permacultura puede desarrollarse en cualquier tipo de terreno: colinas rocosas, pantanos y humedales, regiones alpinas, terrenos aluviales o desiertos. Su aplicación es universal y para todo tipo de ambientes climáticos. Por lo que no es necesario tratar de “cambiar” un paisaje estable para lograr condiciones particulares, pues cada paisaje y ecosistema natural dictará la naturaleza general del posible diseño permacultural y su viabilidad a largo plazo.
Si el área es plana, nos indican que el microclima es estable y las variaciones climáticas son pequeñas. Si es área es “colinada”, con hondonadas y depresiones, formará una zona con más microclimas diversos y más aprovechables. Beneficios del “efecto de borde” que ya estudiamos en la lección anterior.

Bien, en la próxima edición hablaremos del efecto que tiene el clima y el microclima de la región, factor determinante para situar los elementos en nuestro proyecto permacultural.

Hasta entonces, cordiales saludos de

Carlos Vilalta

 

Anuncios

2 pensamientos en “PERMACULTURA VII Diseño del sitio en amplia escala

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s