AGRICULTURA NATURAL. REFORESTACIÓN MEDIANTE “NENDO DANGO”. MASANOBU FUKUOKA

Manual Práctico de Reforestación mediante Nendo Dango 

“Sirviendo a la Naturaleza, sirviendo a la Humanidad”

  1‐ ¿Qué es el  NENDO DANGO?  “Hace 70 años M. Fukuoka tuvo una iluminación y vio que el ser humano  no  podía  entender  la  Naturaleza;  la  naturaleza  es  perfecta,  la  mente  humana no”
Durante  60  años,  Masanobu  Fukuoka,  ha  desarrollado  un  método  de  agricultura  natural,  y  ahora lo ha aplicado con éxito para frenar la desertización.  Este    método  que  propone  Fukuoka  para  la  reforestación  (reverdecer)  es  una  especie  de  pildorización o encapsulado. Consiste en embadurnar semillas en una capa de arcilla y  hacer  bolas de un grosor determinado dependiendo del tamaño de cada semilla.  El fin es el de protegerla una vez depositada en el terreno y evitar que sea alimento de pájaros,  roedores y otros animales. Las semillas están así protegidas a la espera de la época lluviosa. En  ese momento la arcilla absorbe el agua y la semilla la utiliza para poder germinar.  Este  sistema  es  mucho  más  eficiente,  según  Fukuoka,  que  los  métodos  tradicionales  de  reforestación:  aproximadamente  hay  un  2%  de  éxitos  de  germinación  con  el  método  de  pildorización  frente  al  0,2%  de  otros  sistemas.  Un  sistema  sencillo  pero  que  requiere  cierta  especialización a la hora de realizar las bolitas de arcilla o “nendo dango“.

2‐ LA TÉCNICA 
El  método  nendo  dango  destaca  por  su  relativa  sencillez,  al  consistir  simplemente  en  el  encapsulado de semillas para su protección.   A  la  hora  de  elegir  la  simiente,  se  utilizarán  preferentemente  las  variedades  locales  de  cada  zona,  debido  a  su  mejor  adaptación  genética.  Estas  semillas  deben  ser  mezcladas  en  seco  dentro de una cuba.                          Para mantener equilibrado el número de semillas de cada especie, tendremos en cuenta que  las de mayor tamaño pesan y ocupan más espacio. Por ello, utilizaremos aparentemente una  mayor cantidad. 

Es importante que haya mucha variedad de semillas:   *Mayor concentración de gramíneas, leguminosas, crucíferas y herbáceas en general.  Germinarán  primero  (en  los  dos  primeros  meses)  generando  un  microclima    y  condiciones  favorables  para  la  siguiente  sucesión  vegetal:  la  arbustiva‐arbórea.        Las  leguminosas  hay  que ponerlas unas horas en remojo (unas tres o cuatro, en función de su tamaño) para evitar que  luego absorban el agua de la arcilla y rompan la bolita al expandirse. En el caso del disco, esto  no es tan necesario ya que este es más resistente.      *  En  menor  cantidad,  utilizaremos  especies  arbustivas,  árboles  frutales‐forestales  y  otros  estratos  leñosos. Germinarán  después de unos meses, cuando las plantas herbáceas hayan modificado el  microclima  (aumentando  con  su  presencia  la  temperatura  y  la  humedad  entre  otras  muchas  funciones),  quedando  todo  integrado dentro de la sucesión natural evolutiva.                                                   PROCEDIMIENTO
 Tras  seleccionar  y  mezclar  las  semillas,  procederemos  a  reparar  la  masa  madre  cuya  proporción aproximada  es de:
40 partes de arcilla para discos ó 20 partes de arcilla en el caso de las bolas.  10 partes de materia orgánica (humus, compost,..)  1 parte de la mezcla de semillas (en función de sus tamaños)                                                             Otros  aditivos  extraordinarios:  Sales  minerales  (absorbentes  de  humedad  y  fertilizadoras).  Hierbas  repelentes  de  la  posible  fauna  depredadora  (adelfa,  tomillo,  extracto de citronella…) y/o lana, algodón o fibra de coco para compactar y garantizar su  eficacia.  El agua se lo añadimos siempre poco a poco y a ojo hasta que toma la consistencia que nos  interese. Un ejemplo sería para un bote de semillas, 2 cubos de arcilla y ¼ de compost.

¿Cómo sabemos cual es la arcilla de mejor calidad? 
La calidad de la mezcla que hagamos es bastante importante para cosechar buenos resultados  en nuestra siembra. Para evaluar esta calidad, debemos preparar bolitas con diferentes tipos  de arcilla y con diferente proporción  de ésta.   Una vez elaboradas y desecadas correctamente, las sumergimos en agua con cierto grado de  profundidad  y  observamos  cómo  se  van  deshaciendo.  La  última  que  se  descomponga  en  el  agua  indicará  que  es  la  que  mejor  calidad  y  cuya  composición  muestra  un  mejor  comportamiento para nuestros propósitos.  Lo  ideal,  si  la  zona  que  se  pretende  reverdecer  es  muy  arcillosa,  es  que  sea  extraída  de  lamisma, para poder devolvérsela con el más preciado regalo de las semillas.  Esta arcilla es viva,  por  lo  que  incluye  microorganismos  que  son  beneficiosos  para  los  cultivos,  tales  como  bacterias,  actinomicetos,  hongos,  algas  y  protozoos  que  liberan  nutrientes.  Esto  permite  un  mejor desarrollo vegetal.  Sin  embargo,  la  extracción  de  este  material  podría  ser  agresiva  con  el  entorno,  pudiendo  ocasionar  problemas  de  erosión,  degradación  de  la  cubierta  vegetal,  etc.  Por  ello,  si  no  estamos seguros de que no dañaremos el ecosistema, será conveniente comprarla.

Métodos de mezcla 
‐ Para poca extensión de siembra. Amasado a  mano,  con  paleta  o  azada  en  un  recipiente  grande  como  puede  ser  una  cubeta  o  una  carretilla.     ‐ Para mayor extensión.   *Pisado. Creamos un recinto que podemos  hacer fácilmente con un bordillo cerrado (por  ejemplo de balas de paja o vigas) y lo  cubrimos de una lona elástica con la cual nos  podremos ayudar a voltear la masa. Es un  método genial a celebrar con música y amigos.      *Hormigonera. Mejor si no tiene aspas; le añadimos el agua poquito a poco (siempre sobre  la  mezcla  y  nunca  sobre  las  paredes  de  la  hormigonera),  simplemente  para  que  no  se  nos pegue demasiado a las paredes y podamos vaciarla más fácilmente.   En este caso el orden es:  1º arcilla + estiercol  2º semillas  3º agua   Tres formas de elaboración:  Bolita de arcilla (clásico): muy compactas de tamaño 2‐3 cm de diámetro. En la actualidad se  usan en menor medida debido a que se rompen con más facilidad y los animales se las pueden  comer. Por otro lado puede entrar en sitios donde el disco no lo hace. Es un bálsamo social.  Disco: Hacer una especie de cilindro con un diámetro de un mínimo de 4 cm y cortar en discos  de  2  cm  de  espesor. Intentaremos  que  no    quede  aire  en  su  interior.  Podemos  usar  una  laminadora 1  o espátula de albañil para cortarlos.  Siembra directa: Con la masa más húmeda podemos lanzarla directamente al terreno para una  mejor adherencia. Se suele usar para taludes  y/o  terrenos con mucha pendiente. 

3‐ ÉPOCAS DE TRABAJO 
El éxito que tengamos con nuestras siembras dependerá en gran medida de la época del año  en  que  realicemos  nuestros  trabajos.  Si  queremos  obtener  buenos  resultados,  deberemos  adaptarnos a los ciclos de la naturaleza y las estaciones.  La mejor fecha de preparado de los nendo dango es con el calor del verano, justo tras la época  de  recolecta  de  semillas  en  general.  Es  más  fácil  el  secado  tanto  de  las  semillas  como  de  la arcilla. Lo ideal es secar el primer día a la sombra y luego dos días (no mas) al sol.   Para comprobar que están totalmente secos, se puede romper uno, y probar la dureza de las  semillas  de  su  interior  (comprobar  que  no  se  rompen  con  la  uña).  Si  las  semillas  están  totalmente secas, ya están listos para ser almacenados.  Una vez secos los ‘nendo dangos’, se pueden guardar en sacos (en lugar fresco y seco), para  sembrarlos  en  otoño‐invierno.  No  es  aconsejable  conservar  los  nendo  dango  más  de  3‐6  meses.  Para su lanzamiento en el monte, hacerlo antes de las lluvias. Es conveniente que haya entre  cuatro o cinco discos por metro cuadrado.

 La laminadora ha de tener una separación entre hilos de un mínimo de 25‐30 mm para que los discos  tengan mas superficie de contacto con el suelo y a su vez mayor carga de semillas, nutrientes, etc.  La  mejor  fecha  de  siembra  en el Mediterraneo es  en  otoño, con las primeras lluvias. Por otro lado, en primavera es más arriesgado sembrar porque a partir de esta  estación no suceden tantas lluvias.

4‐ CONSIDERACIONES A TENER EN CUENTA 
Todos  estos  conocimientos  son  orientativos,  es  aconsejable  que  cada  uno  desarrolle  sus     maneras según las necesidades que tenga y la zona donde se encuentren. Por eso M. Fukuoka  y Panos Manikis aconsejan que no pensemos al trabajar, y simplemente cojamos un montón  de semillas y las lancemos con todo nuestro amor y confianza. “Las plantas deciden donde van  a crecer”.  Nosotros aconsejamos, lanzar en cada zona lo suyo (lo autóctono ó naturalizado) que será lo  que mejor se adapte.  Para ello, hay que tener en cuenta tres factores principales que determinan el paisaje vegetal;  el suelo, el clima, y el relieve.  Para  nuestro  caso,  en  un  territorio  de  tan  variada  morfología  como  la  Península  Ibérica,  debemos tener en cuenta que desde el punto de vista geológico se divide básicamente en tres  zonas  edafoclimáticas  claramente  diferenciadas:  la  España  silícea,  la  España  calcárea  y  las  zonas de suelos salinos.  Desde  el  punto  de  vista  climático,  simplificando  lo  podemos  dividir  en  clima  atlántico,  clima  mediterráneo y clima continental.  A grosso modo, decir que la encina (Quercus ilex) y el almez (Celtis australis) se pueden usar  prácticamente en toda la península ibérica, ocupando este último el nicho ecológico del olmo.  El  hermano  silvestre  del  olivo,  nuestro  acebuche  (Olea  europaea  var.  Sylvestris),  en  toda  la  zona Sur y este de España.  En la siguiente parte del manual desarrollamos los conocimientos básicos a tener en cuenta a  la  hora  de  realizar  toda  intervención  en  el  medio  ambiente.    Asimismo,  en  los  anexos  se  adjuntan  mapas  y  tablas  de  correspondencia  con  las  especies  asociada  a  los  factores  que  determinan el paisaje vegetal.

Basado en el Manual práctico de Reforestación, Maderas Nobles de la Sierra de Segura.

Anuncios

Un pensamiento en “AGRICULTURA NATURAL. REFORESTACIÓN MEDIANTE “NENDO DANGO”. MASANOBU FUKUOKA

  1. Les agradecemos infinitamente por este aporte.
    Es muy valioso lo que menciona Foukouka sobre “las plantas naceran donde ellas eligan”. Gran parte de las veces creemos que la inteligencia o el conocimiento lo hacen todo, sin embargo cuando vemos los resultados de acciones simple con el amor presente, pasan cosas inexplicables.
    Igualmente, no interesa encotrar el conocimiento, ya que en “la revolución del rastrojo” esta parte es un poco confusa. Habla de unos pallet donde coloca las semillas separadas y despues las montan sobre el terreno. No nos termina de cerrar el proceso y en las fechas.
    Aquí en argentina estamos por comenzar algunos huertos en epoca de comienzos de otoño y se nos dificulta comprender la siembra directa como se implementa.
    Seguimos en contacto!
    Un fuerte abrazo y Mil bendiciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s