LA RED ALIMENTARIA DEL SUELO

LA RED ALIMENTARIA DEL SUELO

ORGANISMOS QUE COMPONEN LA RED Y SU INTERACCIÓN ALELOPÁTICA

 ¿Qué organismos componen la Red Alimentaria?                                                                                                                    Tanto el nº de organismos como las diferentes especies de cada grupo pueden variar en función del tipo de suelo, del clima, la presencia de plantas y de la forma de cultivar.                                                                                                                                         Es un sistema complejo e integral, donde la propia planta y su estructura externa, así como la rizosfera posibilitan los recursos alimenticios disponibles en el suelo para ser utilizados por los microorganismos, bacterias y hongos.                                                       El material vegetal vivo proporciona, a través de los exudados radiculares, los recursos energéticos iniciales para el sistema de alimentación del suelo.                                                                                                                                      El material vegetal muerto en la superficie del suelo, es descompuesto por bacterias y hongos, permitiendo una multiplicación de estos organismos y de sus productos metabólicos.                                                                                                                            A mayor diversidad vegetal, mayor será la diversidad y variedad de microorganismos y mayor salud para el suelo y las plantas que viven en él. Estos microorganismos beneficiosos retienen en sus estructuras gran cantidad de nitrógeno, fósforo, potasio, azufre, calcio, hierro y otros micro-nutrientes evitando así su lixiviación. En el ecosistema del suelo también hay organismos predadores de los organismos herbívoros (bacterias y hongos):  son algunos nematodos, protozoos (amebas), ácaros, micro-artrópodos y otros animales diminutos que ayudan a mantener las poblaciones en equilibrio y permiten reciclar nutrientes en el Sistema. A su vez, estos predadores son ingeridos por otros mayores como insectos, artrópodos mayores, nematodos mayores, aves y otros animales de pequeño y mediano tamaño.                                                                          Hay tres clases de nematodos: 1. Comedores de raíces. 2. Comedores de hojas y bacterias. 3. Grandes predadores carnívoros y herbívoros.                                                                                                                             Es un sistema complejo e integral, interrelacionado, ya que si algún grupo es eliminado o dañado, el delicado equilibrio será alterado, afectando a la salud y a la producción de las plantas.

Mediante la fotosíntesis las plantas obtienen muchos más carbohidratos (hidratos de carbono) de los que necesita. Las raíces pueden exudar hasta un 50% de los carbohidratos en forma de azúcares simples, proteínas, aminoácidos, vitaminas y otros carbohidratos complejos. El tipo de molécula liberada es específica para cada variedad de planta, constituyendo una fórmula química única, estimulando el desarrollo de un selecto y beneficioso grupo de microorganismos que moran en las raíces, colonizándolas y produciendo ciertas sustancias químicas que inhiben el crecimiento y desarrollo de especies patógenas.

La Rizosfera es colonizada por una diversidad de microorganismos, la mayoría bacterias y hongos beneficiosos que, sin dañar el tejido de la planta, suministran a ésta los elementos minerales esenciales que necesita, formando, además, una capa protectora alrededor de las raíces (las Micorrizas u hongos micórricicos) protegiendo a la planta contra las especies patógenas. Las especies patógenas solo toman ventaja cuando las especies beneficiosas de bacterias y hongos han sido aniquiladas por la continua aplicación de sustancias tóxicas y químicas sobre la tierra.                                                El efecto residual, en años sucesivos, de esta específica población de microorganismos de cada especie y variedad de planta, ayuda a explicar el por qué ciertas rotaciones y asociaciones de plantas pueden ser mejores que otras, pudiendo crear un ambiente microbial o nutricional que se ajuste o no al siguiente cultivo. La Alelopatía es la ciencia que estudia estas interacciones y sus efectos entre las plantas.                                                                                                                          Ciertas enmiendas del suelo favorecen el desarrollo de una población diversa de microorganismos. El Compost, si sus materiales originales son muy diversos y sin contaminación química, favorece la proliferación de bacterias, hongos, protozoos (amebas), nematodos y micro-artrópodos junto con sus recursos alimenticios necesarios. El Compost mejora el cultivo y la disponibilidad de alimentos debido a su compleja población de microorganismos e insectos mayores. A mayor diversidad de elementos en su composición, mayor diversidad microbiana crecerá en el. También es importante su estado de madurez, siendo mejor extenderlo en la superficie del suelo para su pre-humificación, el precursor del Etileno, antes de su completa madurez y conversión en “mantillo”.

 RECICLAJE  Y  RETENCIÓN  DE  NUTRIENTES

Las plantas necesitan diferentes iones minerales para su crecimiento.                            Muchos iones son solubilizados a partir de la Roca Madre en un proceso conocido por “mineralización”.                                                                                                                  Las bacterias y los hongos producen encimas y ácidos necesarios para romper minerales inorgánicos y convertirlos en formas orgánicas estables.

La Materia Orgánica, en su descomposición, libera otros nutrientes, dependiendo de una población saludable y diversa de microorganismos para una rápida descomposición. La M.O. está cargada eléctricamente y atrae y retiene diferentes iones evitando así la lixiviación al perfil del suelo. A mayor contenido de M.O. en el suelo, mayor capacidad de retención de iones (carga positiva) y de cationes (carga negativa).

 Sistema de reciclaje y retención del Nitrógeno y del Carbono:                                                        Entre los organismos del suelo hay una gran competencia por retener el Nitrógeno: Las bacterias poseen el más efectivo sistema enzimático para tomar el nitrógeno. Requieren un átomo de nitrógeno por cada cinco de carbono.1 X 5

Algunas especies de hongos poseen también esa capacidad, pero requieren un átomo de nitrógeno por diez de carbono para su constitución. 1 X 10                                                 Los organismos predadores que se alimentan de bacterias y hongos obtienen mucho más nitrógeno del necesario para su requerimiento de carbono. Como este exceso de nitrógeno es tóxico, se libera a la solución del suelo pudiendo ser absorbido por las raíces de las plantas.                                                                                                                           Cuando las bacterias y hongos mueren y se descomponen, el nitrógeno de sus células queda a disposición de las plantas, solamente si no existen otras bacterias y hongos que utilizan las células muertas como fuente de alimento. En tal caso no habrá liberación de nitrógeno, entrando en un proceso de reciclado y evitando una excesiva lixiviación.

En una tierra saludable, el sistema enzimático de las plantas no produce enzimas que puedan actuar fuera de la planta, lo que significa que en caso de carencia de nitrógeno en el suelo, la planta no es despojada por los microorganismos del suelo del nitrógeno que necesita. Los nematodos que se alimentan de bacterias, al ingerirlas digiere la proteína  y la transforma en nitrógeno que es excretado a la tierra en forma asimilable para las plantas.

  El Carbono es el mayor componente de todas las células.                                                                  Cuando hay carencia de M.O. y de poblaciones saludables y suficientes de microorganismos, se anula la habilidad del suelo para retener carbono y éste, pasa a la atmósfera en forma de Dióxido de Carbono  principal causante del efecto invernadero.          Los hongos requieren, para su constitución, más átomos de Carbono que las bacterias  y por lo tanto liberan menos cantidad de Dióxido de Carbono.                          Cuando en el Suelo predomina una biomasa de bacterias (como ocurre en los modernos sistemas agrícolas) la habilidad de la tierra para retener el Carbono se ve significativamente reducida. De ahí la importancia de poner tierras en agricultura ecológica para salvar el clima y crear vida en el Suelo.

El Calcio y los hongos mantienen una relación muy estrecha entre lo mineral y lo orgánico. Las células de los hongos son los responsables mayoritarios del almacenamiento y estabilidad de la mayor parte del Calcio en el suelo.                                      Un suelo pobre en hongos (por falta de celulosa y/o lignina) liberará el calcio libremente y sin control, perdiendo el suelo dicho elemento. En nuestra Comarca de la Marina Baixa ese problema apenas existe debido a nuestras tierras de Marga (arcillas y Cal). Pero es propenso a las Clorosis férricas y húmicas tan extendida en la Comarca.

Los hongos micorriza forman una unión básica entre las raíces y el suelo, proporcionando los nutrientes necesarios en cada momento y evitando el establecimiento de otros organismos patógenos que ataquen a la planta. Las “Micorrizas” producen enzimas que descomponen la M.O. solubilizando el Fósforo y otros nutrientes de las rocas y transformando el Nitrógeno en compuestos más asimilables para las plantas. A cambio reciben de la planta los nutrientes que necesita. Las plantas con Micorrizas ven incrementada su productividad y su salud, siendo más tolerantes al strés ambiental y a las enfermedades y plagas exteriores.

EL LABOREO DEL SUELO Y LA RED ALIMENTARIA

            El sistema de cultivo con “maquinaria pesada”, “inadecuados aperos de labranza” y “agroquímicos” alteran la capacidad del suelo para realizar sus funciones naturales. El hombre, en su infinita ignorancia, cree poder desarrollar otros sistemas de cultivo alejados de las Leyes Naturales.                                                                                                                                 Pero la aplicación de fertilizantes, insecticidas, fungicidas y herbicidas (productos químicos no biodegradables) van dejando sales y sustancias ajenas y se van acumulando en el suelo reduciendo la complejidad de la Red Alimentaria. Algunas sustancias como el Bromuro de Metilo eliminan sistemáticamente aquellos organismos predadores que pueden hacer frente a los organismos patógenos causante de las enfermedades.

            En suelos cultivados con maquinaria pesada y aperos inadecuados, la estructura y la vida del Suelo se resienten. Pero en suelos con equilibrio natural, como las Praderas, las bacterias forman una capa viscosa alrededor de la Rizosfera produciendo material de desecho que aglutina partículas de tierra y de M.O. formando “micro-agregados”. Entre ellos se forman unas finas “hifas fúngicas” en forma de cintas que forman “macro-agregados” que estabilizan la “estructura del suelo”. Esta estructura del suelo resiste eficazmente la compactación y la erosión y favorece un crecimiento óptimo de los microorganismos y consiguientemente de las plantas cultivadas.                                                                                                                             La estructura de estos “agregados” proporciona un tamaño de poros adecuado para el libre movimiento de aire y de agua, imprescindible para todos los microorganismos de la tierra y para todas las plantas vivas.                                                                                                                             Cuando se labra con maquinaria pesada los “agregados estructurales” son comprimidos matando a los microorganismos y forzando al aire y al agua a salir del perfil edáfico. Las plantas crecen con dificultad no solo por la resistencia física de la compactación, si no porque la Red alimentaria ha sido dañada gravemente:

 … el suelo no retiene suficiente oxígeno y proliferan algunas de las especies de bacterias anaerobias que producen “metabolitos químicos” como alcohol, aldehídos, fenoles y otros gases tóxicos para las raíces de las plantas y para la vida microbiana. Los organismos de mayor tamaño, como lombrices e insectos pequeños, son los más perjudicados ya que son los depredadores de microorganismos que crean y mantienen la vida del suelo.                                                                                                                                 Este suelo alterado cambia de un estado dominado por los hongos a otro dominado por las bacterias anaerobias que producen toxinas para las raíces de las plantas y toda la Vida del Suelo.                                                                                                                      También se altera la disponibilidad de nutrientes, así como la estructura del suelo.Y aparece el monocultivo de especies silvestres indicadoras de unas severas limitaciones del propio suelo que solo dan la oportunidad a escasas y especializadas especies. La invasión o plaga de la misma especie es provocada por el “estado del Suelo”, y eso crea su desequilibrio.

… debido a que las plantas especializadas exudan sustancias químicas de semejantes características y de un ph muy próximo, se  produce monocultivo de microorganismos de la misma especie y terminan agotando las mismas reservas alimenticias necesarias para esa especie, creándose un ambiente microbiano propicio para las plagas y enfermedades. Se incrementa el stress de la planta y los exudados radiculares sufren un cambio químico debido a la insuficiente disponibilidad de aire, agua y nutrientes. Entonces los organismos patógenos se incrementan rápidamente y causan enfermedades, virosis o plagas. Y las plantas vivas terminan por desaparecer y morir, sucediéndose otras especies especializadas que las sustituyen y que vuelven a provocar desequilibrio y enfermedad en el suelo hasta llegar a su propia extinción y así hasta el agotamiento total de la fertilidad natural que tenía la tierra y que ahora, para volver a “producir”,  necesitará de insumos tóxicos y de un coste elevado de mantenimiento por muchos años.

La Vida, no puede vivir; el suelo se degrada y se muere.

Y hemos perdido el bien más preciado de tiene el hombre; el bien que le da cobijo y le da de comer. ¿Qué dirán de nosotros las futuras generaciones, cuando se den cuenta que en nuestras manos teníamos la solución?

¡Qué mejor que aliarse con las Leyes del propio planeta,                                                       para tener éxito en nuestras campañas agrícolas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s