EL SUELO VIVO

LOS  SECRETOS  DEL  SUELO  VIVO

DISPONIBILIDAD DE NUTRIENTES ESENCIALES PARA LAS PLANTAS

  • La edafología estudia las relaciones entre las plantas, los microorganismos del suelo y los nutrientes. En suelos naturales, esos procesos controlan la actividad microbiana, incluidas las poblaciones fitopatógenas y además regulan la liberalización de los nutrientes esenciales.
  • Existe una íntima relación entre los microorganismos del suelo y las raíces de las plantas mediante la emisión de “exudados radiculares” que contienen recursos energéticos (compuestos de carbono equivalente a más del 25% de la energía química que ha sintetizado en sus hojas a través de la fotosíntesis). Las plantas además de utilizar la energía del sol a través de la “fotosíntesis”, necesita para vivir de otros elementos esenciales como el Nitrógeno, Fósforo, Azufre, Calcio, Magnesio, Potasio y otros Oligoelementos (elementos Traza) que se encuentran en el suelo. Para movilizarlos y hacerlos solubles para las plantas es necesario estimular la actividad microbiana que vive en el entorno de las raíces, pues dicha actividad acelera la movilización de nutrientes a través de complejos procesos como el “ciclo del Oxígeno-Etileno” y la transformación del “Óxido de hierro”  a “Hierro Reducido o ferroso”. Gracias a los “exudados radiculares” y a “los recursos energéticos desechados” los microorganismos proliferan en la zona de las raíces, multiplicándose rápidamente hasta el punto de agotar el oxígeno en numerosas micro-cavidades de la rizosfera, formando los llamados “Micro-poros anaeróbicos” sin oxígeno disponible y provocando una reacción química muy importante: el ciclo Oxígeno – Etileno – Oxígeno.
  • La producción del Etileno en el Suelo. El Ciclo Oxígeno – Etileno.                                                              En esos “Micro-poros anaeróbicos” se forma un compuesto gaseoso simple, el Etileno, que es un regulador crítico de la actividad microbiana del suelo afectando a la tasa de conversión de la M.O. Humus que se conserva lenta y equilibradamente. También afecta al reciclado eficiente de los nutrientes esenciales y a la incidencia de las enfermedades del suelo.                                                                                                                              El Etileno no actúa matando a los microorganismos, si no simplemente “inactivándolos temporalmente” hasta que la demanda de oxígeno disminuye y este se difunde de nuevo en las Micro-cavidades recomenzando la actividad microbiana. Pronto se agota de nuevo el oxígeno y el Etileno vuelve a regularla y así el ciclo se repite continuamente. Cuando las concentraciones de Etileno descienden, la actividad microbiana recomienza hasta que agota el oxígeno disponible produciendo de nuevo el gas regulador.
  • El Hierro en el suelo. Disponibilidad de los nutrientes esenciales.                    La mayor limitación para el desarrollo de las plantas es la inadecuada disponibilidad de los nutrientes esenciales que se encuentran en formas insolubles e inmóviles (así se evita pérdidas por lixiviación).La formación de las “cavidades anaeróbicas” en la Rizosfera  juega un papel esencial no solo en la formación del Etileno, sino también en la movilización de suministro de nutrientes esenciales a través del hierro del suelo: Los diminutos cristales de oxido férrico presentes en el suelo están ionizados y cargados de nutrientes como los fosfatos, sulfatos y elementos Traza u oligoelementos que, de esta forma, no son aprovechables para las plantas pero evita la pérdida de dichos elementos por lavado.                                                                                                  Si las micro-cavidades anaeróbicas tienen lugar, esos cristales de oxido férrico se rompen siendo liberados los nutrientes que se mantenían bloqueados. Los otros nutrientes esenciales, el Calcio, Potasio y Amonio, permanecen unidos a la superficie de las arcillas y de la M.O. (complejo Húmico-arcilloso). Si las concentraciones de Hierro reducido o ferroso aumentan, esos nutrientes son desplazados hacia la solución del suelo por el hierro reducido donde se harán solubles y disponibles para las plantas allí donde son requeridos en la Rizosfera, evitándose la lixiviación de los nutrientes no utilizados. La re-oxidación del hierro provoca la re-cristalización e ionización, captando de nuevo los elementos no utilizados y evitando así su perdida por lavado o lixiviación.
    • La movilización de nutrientes queda restringida:

    –          Si no se crean los “micro-poros anaeróbicos”.

    –          Si no hay producción del gas Etileno.

    –          Si el Hierro se encuentra en forma de oxido férrico.

    –          Si hay elevadas concentraciones de Nitratos: en suelos vírgenes, bosques o praderas todo el Nitrógeno presente está en forma “amoniacal” (NH4) y solamente existen trazas en forma de “nitritos (NH3). Cuando estos ecosistemas se perturban por el uso agrícola casi todo el Nitrógeno se encuentra como nitrato debido a unas bacterias mineralizadoras que convierten la forma amoniacal en nitratos. Tanto las plantas como los microorganismos pueden asimilar indistintamente cualquier forma de Nitrógeno, pero en presencia de “nitratos” se inhibe la formación de Etileno. Sin embargo el nitrógeno en forma amoniacal no tiene efectos inhibitorios sobre su producción. Los nitratos paralizan la producción de Etileno porque interfieren en la formación de las micro-cavidades anaeróbicas. En principio, es mejor el nitrógeno amoniacal aplicado en aportes pequeños que nitrógeno en forma de nitratos con grandes aportes. Sin embargo, hay que poner mucha atención con los aportes de estiércoles y fertilizantes naturales ricos en Amoniaco como “la Gallinaza” que pueden degenerar fácilmente en la nitrificación del amonio en forma de nitratos solubles que alterarán los procesos esenciales de un suelo vivo y saludable.

    –          Deberán ser abandonadas las técnicas que provoca excesiva aireación del suelo y estados oxidativos. Los tratamientos que estimulan la nitrificación (transformación del amonio en nitratos) tales como el excesivo uso de fertilizantes nitrogenados y el abuso de cultivos dominantes de leguminosas.

    •  Actuaciones básicas a seguir:

    –          Los residuos orgánicos deberán retornar continuamente a la tierra ya que contienen nutrientes esenciales, estimulan la actividad microbiana, restringen la tasa de nitrificación de los suelos y suministran el “precursor del etileno” hallado en las hojas viejas de las plantas que, cuando caen al suelo y se descomponen, liberan sus concentraciones de ese precursor que se acumulará en el suelo. Cuando las condiciones se vuelvan favorables para la movilización del hierro, se producirá el Etileno.                                                                                                                    Mejor  aportar en superficie plantas y hojas maduras directamente al suelo que M.O. ajena fermentada en montón o compost.

    –          Mínimo laboreo, sin romper la estratificación del suelo, con intervenciones progresivas en profundidad (de menos a más)  y realizadas en el tiempo. Con el uso agrícola del excesivo laboreo hay una alarmante pérdida de M.O. manifestándose deficiencias en la nutrición de las plantas e incrementándose la incidencia de enfermedades.

    –          Los fertilizantes deberán ser aportados en forma amoniacal y en varios aportes pequeños y progresivos en el tiempo.

    • Las condiciones necesarias para que exista producción de Etileno en el suelo son las siguientes:

    –          Intensa vida microbiana en la Rizosfera que garantice la formación de micro-cavidades anaeróbicas.

    –          Esas micro-cavidades anaeróbicas deben ser lo suficientemente reductoras para movilizar los óxidos férricos a ferrosos, de forma que puedan desencadenar la formación de etileno.

    –          Las concentraciones de nitratos en el suelo deben mantenerse bajas.

    –          Deben existir reservas adecuadas de precursor del etileno en el suelo.

    • Resumimos de forma esquemática  diciendo que, en las plantas vivas, se produce una interacción directa entre sus raíces y los microorganismos del suelo posibilitando la disponibilidad de los nutrientes y elementos esenciales.   Gracias a los exudados radiculares proliferan los microorganismos alrededor de las raíces, las Micorrizas, provocando una falta de oxígeno en las “micro-cavidades  anaeróbicas” debido a su alta densidad de población, que origina la movilización del Oxido férrico reduciéndolo a “ferroso ” y la formación de gas Etileno posibilitándose así el equilibrio poblacional de microorganismos y el suministro de nutrientes esenciales.  El Hierro y el Etileno están íntimamente ligados a la movilización de nutrientes. Si hay excesivo oxígeno, el Hierro no se reduce y no hay producción de Etileno y no hay nutrientes disponibles para las plantas (excesivo laboreo).                                                                          Por el contrario, si falta oxígeno en las raíces, los cristales de óxido férrico altamente ionizados y cargados de minerales se rompen y liberan dichos elementos haciéndolos solubles y disponibles para las plantas. Son fundamentalmente los Sulfatos, Fosfatos y Oligoelementos.

     En el Complejo Húmico-arcilloso, es decir, en las arcillas y en la M.O.,  se concentran también otros elementos esenciales que, con la presencia de hierro ferroso o reducido, serán liberados a la solución del suelo para ser absorbidos por las plantas.                                                                                                                Son fundamentalmente el Calcio, el Potasio y el Amonio.  Solo los nutrientes movilizados en la zona de la rizosfera son absorbidos. Los demás elementos no son lixiviados gracias a la presencia de oxígeno y a la re-oxidación del hierro que provoca la re-cristalización volviendo a capturar los nutrientes, previniendo así la perdida de elementos existentes por lavado o lixiviación.                                                                                                                            Otros pocos elementos minerales simples no necesitan un proceso microbiano para su asimilación por las plantas. Simplemente son absorbidos directamente por  las hojas en la atmósfera y por las raíces en el medio seco y acuoso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s